La fuga de información, gran peligro para las empresas

El 67 % de las empresas españolas carece de mecanismos técnicos para prevenir fugas de información corporativa. Este dato se desprende del estudio “Estrategias de control de las nuevas tecnologías en la empresa” publicado por Ribas y Asociados y realizado por José Ramón Agustina, profesor de la Universidad Internacional de Catalunya (UIC), Ana Alós, abogado de URIA y Javier Sánchez Marquiegui, asesor jurídico de la empresa Colt Data Centre Services. El estudio revela que a pesar de que el 86,5 % de las empresas dispone de unas normas de uso de los recursos TIC corporativos, sólo un 15,6% realiza un control continuado de su cumplimiento. En general, casi la mitad de las empresas analizadas no supervisan el cumplimiento de sus políticas de usos de las nuevas tecnologías, y un 16% ni siquiera establecen políticas de supervisión de situaciones de especial riesgo como el control de trabajadores que han preavisado su marcha, a los que han ocurrido en conductas de riesgo anteriormente o a los que la empresa ha decidido despedir.

En este sentido, un 26% de las empresas encuestadas declara no disponer de mecanismos técnicos para evitar almacenar información corporativa en soportes extraíbles, como pen drive o CD, y un 35% no tiene ninguna política limitativa al respecto.

Otro dato significativo es que el 41% de las empresas permite en la actualidad un uso personal moderado de los sistemas informáticos corporativos, frente a un 29% en el año 2002, pese al aumento de delitos relacionados con la crisis y el uso de las nuevas tecnologías en el puesto de trabajo. Y es que, actualmente, sólo un 9% de las empresas impide a sus empleados el acceso a redes sociales.

El 90% de los incumplimientos detectados se refieren al uso de medios profesionales para fines particulares, con la consiguiente reducción de la productividad que esto conlleva. Otros incumplimientos frecuentes son las descargas ilegales (40,5%), los daños informáticos (38%) y el mal uso o revelación de información confidencial (36%).

El estudio tambien refleja que la mayoría de estas infracciones no son sancionadas. El principal motivo de la no sanción es la falta de gravedad del incumplimiento (30%) y, en segundo lugar la falta de pruebas suficientes (29%).

Por otra parte, entre las causas del comportamiento delictivo destacan la ausencia de vínculos de integración social del trabajador respecto de la empresa, su falta de identificación con la compañía, y la carencia de motivaciones positivas desde el punto de vista psicológico o emocional.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Estándar. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s